Siete remolcadores son clave en el campeonato y entre ellos está Milagros Heisser

Noticias 05 de diciembre de 2022 Por Prensa Planeadores Rafaela
Es de Esperanza y con 24 años diagrama el resto de su carrera aeronáutica desde este Nacional.
WhatsApp Image 2022-12-05 at 10.40.18
Milagros Heisser

Cada mañana en el hangar principal del Club de Planeadores Rafaela se entremezclan directivos, pilotos de planeadores y también los remolcadores, esos que hacen que el deporte suceda.

Después de escuchar las características del día, de entender los recorridos, son quienes van en los aviones los que se ponen de acuerdo en la forma de trabajar en el día, para terminar levantando a unos 55 planeadores.

Entre ellos está Milagros Heisser, del Club de Planeadores Esperanza llega como piloto de avión con habilitación para remolcar planeadores, para hacer este trabajo durante todo el 69° Campeonato Nacional de Vuelo a Vela Rafaela.

Siempre vinculada a este deporte, porque su padre también vuela en planeador, hoy a sus 24 años está transitando su primer Nacional como remolcadora. Vuela en planeadores desde los 16 y casi a los 18 años ya estaba recibida de piloto privado de aviones.

“Remolco desde los 22 años. Estar en esta competencia lo que nos genera respecto a nuestro trabajo habitual es remolcar a un mayor volumen de planeadores. En el club podemos tener diez planeadores saliendo y acá son casi 60 los que vuelan al mismo tiempo, eso genera más tráfico, pero no genera de ser normal”, explica.

De los siete remolcadores en actividad, cada uno de ellos hace al menos siete vuelos diarios, respetando circuitos de despegue y remolques, el sistema de aterrizaje respetando el orden de cada uno, valiéndose de la meteorología, siempre mirando a la seguridad operacional.

“Nosotros llevamos a los planeador a los 500 metros. Ahí ellos cortan y salen en vuelo libre para que nosotros volvamos a la pista. En caso que el planeador no pueda cortar, nosotros podemos hacerlo”, explica sobre el circuito, sobre el recorrido que cumple cada avión para llegar a la zona de corte de remolque y tránsito.

La tarea de cada día requiere de una hora de operación para poder sacar a todos los planeadores que están compitiendo, con un promedio de siete a ocho minutos por remolque, dependiendo de la presión del día y de la temperatura.

Dos remolcadores de Rafaela, ella de Esperanza, uno de Rosario, uno de Junín, uno de San Francisco y otro de América en la provincia de Buenos Aires, trabajan con los aviones de cada club aportando a la organización y al cumplimiento de cada prueba.

“Yo inicié mi carrera como piloto planeador, porque es lo que se recomienda, porque da experiencia y herramientas que el avión no los da. Después arranqué el curso de piloto de avión y actualemente el planeador es un hobbie, vuelo cada tanto”.

Milagros tiene su objetivo bien claro, “me dedico a los aviones, por la carrera aeronáutica que elegí. Mi idea es terminar la carrera de piloto comercial, que me falta muy poquito y si se alinean todos los planetas, poder volar algún avión privado, o en una línea aérea, aunque es un poco más complicado”.

Mientras tanto, “sumo horas remolcando, haciendo un trabajo aéreo”.

Está estudiando Licenciatura en Higiene y Seguridad en el Trabajo y esa es su tarea diaria, para la cual pidió una liciencia deportiva en estos días.

Milagros es la única entre muchos hombres, pero trabaja de igual a igual y demuestra lo que muchas veces socialmente se demanda, que es mucho más que sus colegas.

Si bien el ambiente del vuelo a vela es muy familiar y se aceptan a las pilotos de manera abierta, falta mucho recorrido por cumplir para que sea más equitativo el plantel de los competidores y en cada una de las funciones de una competencia como este Nacional.

Actualmente menos del dos por ciento de los pilotos son femeninos en nuestro país, sin embargo está demostrado que son las mujeres las que pueden atender con mayor precisión tareas tan diversas como las que se requieren para volar.

Desde Esperanza, Milagros Heisser demuestra todo eso en cada jornada y al momento de levantar cada planeador, aprovechando muy bien las oportunidades y cumpliéndolas meritoriamente.

Te puede interesar